La Fundación Bill y Melinda Gates y la Fundación Carlos Slim impulsan la investigación y productividad agrícola.
La misión: mejorar la alimentación.

13 de febrero de 2013.

El Batán, Texcoco, Estado de México a 13 de febrero de 2013.- Al inaugurar el nuevo complejo del Centro Internacional de Mejoramiento del Maíz y Trigo (CIMMYT) en Texcoco, Estado de México, la Fundación Bill & Melinda Gates y la Fundación Carlos Slim, reafirmaron su apoyo a la investigación de vanguardia. Con nuevas obras que tuvieron un costo de 25 millones dólares, este complejo con tecnología de punta en biociencia, está situado a tan sólo 45 kilómetros de la Ciudad de México.

Al evento asistieron el Lic. Enrique Martínez y Martínez, Secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) y el Dr. Eruviel Ávila Villegas, Gobernador Constitucional del Estado de México.

Este complejo de biociencias permitirá a los investigadores acelerar la reproducción de estas importantes semillas, gracias a la caracterización más precisa de sus rasgos genéticos, así como su tolerancia al calor y las sequías, su resistencia a plagas y enfermedades, sanidad de la semilla, así como las propiedades nutricionales de los granos y la calidad industrial.

El CIMMYT fue cuna de la Revolución Verde en los años 60 y ahora, con esta alianza, se impulsa sustancialmente la productividad agrícola por medio de infraestructura de vanguardia y mayor capacidad de investigación. El complejo está formado por invernaderos altamente especializados para realizar fitomejoramiento y experimentos con patógenos que pueden causar pérdidas devastadoras en los cultivos de maíz y de trigo. Una extensión de aproximadamente 5,500 m2 de los nuevos laboratorios se utilizará para una serie de proyectos de investigación innovadora que incluye, por ejemplo, el Laboratorio de Calidad Nutricional de Maíz, destinado al análisis de los nutrientes que se utilizan en los procesos de biofortificación de maíz destinado a mejorar la salud humana.

"Estamos entusiasmados por esta alianza," -dijo Bill Gates, co-presidente de Bill & Melinda Gates Foundation. "Al reunir la experiencia colectiva de cada una de nuestras organizaciones, podemos impulsar nuevas innovaciones, la transformación de las vidas de los agricultores en México y el resto del mundo. La inversión en el desarrollo agrícola es una de las inversiones de ayuda más eficaces que podemos hacer, lo cual permitirá a las familias de agricultores pobres cultivar y vender más alimentos, y construir comunidades autosuficientes y más prósperas."

Carlos Slim señaló: "Esta alianza para impulsar la investigación y el desarrollo en el CIMMYT, con la colaboración de científicos nacionales y extranjeros dedicados a la mejora de semillas y a la generación de técnicas más eficientes, es el eslabón para trasladar este conocimiento en todo el mundo a todos los productores agrícolas, especialmente a los pequeños y medianos, así como para impulsar el crecimiento económico, el empleo, la autosuficiencia alimentaria y las exportaciones del sector. "

El impacto del compromiso que hoy realizan ambas fundaciones trascenderá las fronteras de México. Esta nueva infraestructura permitirá la incorporación de un mayor número de investigadores nacionales y extranjeros en programas que influyen en la agricultura de todo el mundo. Complejos procesos que requieren equipo de alta especialidad y las más modernas herramientas, podrán realizarse en este campus, a menores costos, lo que posicionará a México en un papel estratégico en la región. Se estima que las actividades de capacitación del CIMMYT se duplicarán, ya que también se incrementó la disponibilidad de habitaciones, aulas y espacios adecuados para seminarios y talleres.

"Seremos testigos de la introducción de prácticas agrícolas modernas y más sustentables, como la agricultura de precisión y la agricultura de conservación, respaldada por las tecnologías de telefonía inteligente en los campos de los agricultores y herramientas digitales en los laboratorios, que nos darán acceso a la diversidad genética del trigo y el maíz, para ayudar a las comunidades agrícolas más pobres del mundo", señaló el Dr. Thomas Lumpkin, Director General del CIMMYT.

"Cabe señalar que en México, la SAGARPA y el CIMMYT colaboran con el programa Modernización Sustentable de la Agricultura Tradicional (MasAgro), en el que convergen, con un horizonte multianual, estos propósitos de estudio y práctica", destacó el Secretario de Agricultura, Lic. Enrique Martínez y Martínez.

Hoy, con el apoyo de ministerios de agricultura, como la SAGARPA en México, y de comprometidos aliados del sector privado, el CIMMYT está a la vanguardia del renacimiento de la investigación agrícola.

 

Acerca del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo, CIMMYT

El Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (conocido como el CIMMYT) es un organismo sin fines de lucro que se dedica a la investigación y capacitación agrícola. El Centro trabaja para incrementar en forma sostenible el rendimiento de los sistemas de producción de maíz y trigo de pequeña escala para combatir así la pobreza y el hambre en los países en vías de desarrollo.

El CIMMYT cuenta con el banco de semillas con las colecciones de maíz y de trigo más grandes del mundo y es reconocido a nivel internacional por ser el lugar donde inició la Revolución Verde, que ayudó a salvar millones de vidas en Asia en los años 60. Este hecho valió el Premio Nobel de la Paz 1970 al Dr. Norman Borlaug, el investigador del CIMMYT que desarrolló las variedades de trigo enano que contribuyeron a evitar hambrunas en el subcontinente asiático.

El CIMMYT es miembro del Grupo Consultivo de Investigación Agrícola Internacional (CGIAR, por sus siglas en inglés) y recibe fondos de gobiernos nacionales, fundaciones, bancos de desarrollo y otras instituciones públicas y privadas.

Desde 1966, el CIMMYT tiene sus oficinas centrales a nivel mundial en Texcoco, Estado de México, y cuenta con 5 estaciones experimentales en 4 entidades de la República. Tiene además oficinas en 19 países, la mayoría en Asia y África. Sus más de 180 científicos a nivel internacional trabajan actualmente en más de 150 proyectos de investigación que tienen impacto en al menos 30 de los países más afectados por el hambre y el rezago en la producción de alimentos.

Colaboración Fundación Carlos Slim y Fundación Bill y Melinda Gates

A través de una colaboración entre las Fundaciones Carlos Slim y Bill y Melinda Gates, se destinan recursos para apoyar al CIMMYT en la construcción y modernización de sus instalaciones, así como para el desarrollo de proyectos de investigación para mejoramiento de maíz y trigo.

Específicamente, en Texcoco, la Fundación Carlos Slim destinó recursos para la construcción y renovación de sus instalaciones; el proyecto consideró la construcción de 7 edificios nuevos y la remodelación de 7 edificios más, abarcando un área 32,900 m2. Esto permitió al CIMMYT incrementar en 86% el área de sus instalaciones.

Destaca la construcción de edificios que albergan 90 laboratorios de biociencias y bioseguridad, así como la construcción de invernaderos con tecnología de punta.

Estas obras impactarán para que CIMMYT pueda albergar en México investigaciones que actualmente se realizan en el extranjero. La capacidad de estos laboratorios permitirá desarrollar investigaciones con complejos procesos que requieren maquinaria de alta especialidad y las más modernas herramientas, las cuales podrán realizarse en este campus, a menores costos y de forma más acelerada, lo que posicionará a México en un papel privilegiado en la región.

Se estima que la inversión permitirá duplicar las actividades de capacitación del CIMMYT ya que incrementó también la disponibilidad de habitaciones, aulas y espacios adecuados para seminarios y talleres.



 


México será líder en innovación en el desarrollo agrícola para el mundo

Hace medio siglo México fue exitoso pionero en la generación de nuevas variedades de trigo y maíz que salvaron a mil millones de personas del hambre. Hoy encabeza nuevamente los avances en desarrollo agrícola que ayudarán a los países pobres a ser autosuficientes en materia alimentaria.

Mediante la combinación de los descubrimientos más recientes en las ciencias y prácticas agrícolas, y el uso de la tecnología digital, los esfuerzos innovadores de México permitirán a los agricultores, aún a los más pobres, cultivar y vender más producto.

Ante la dramática realidad que vive el mundo, producto del cambio climático, el crecimiento global de la población, los incrementos en el precio de los alimentos y la reducción de las tierras aptas para la agricultura, el liderazgo de México en innovación agrícola reviste una importancia crítica, en especial para los países africanos de la región sub-sahariana, donde cientos de millones de personas se enfrentan a la hambruna y la pobreza.

En el núcleo de estos esfuerzos se encuentra el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT), donde investigadores mexicanos e internacionales han trabajado por décadas en el desarrollo de semillas de maíz y trigo más resistentes y de mayor rendimiento, así como en la introducción de mejores prácticas agrícolas para ayudar a los agricultores a ser más productivos. Una de las grandes fortalezas de CIMMYT es su estrategia de formación de alianzas. Además de reunir a los científicos y expertos en agricultura más importantes del mundo, el CIMMYT también ha involucrado a asociaciones de campesinos, el sector privado, gobiernos, organizaciones internacionales y organismos de la sociedad civil, en el desarrollo de soluciones efectivas que permitan satisfacer las necesidades de los agricultores más pobres a nivel global.

Esta semana el CIMMYT celebra la inauguración de nuevas instalaciones para la investigación y la capacitación agrícola, las cuales fueron donadas por la Fundación Carlos Slim. Estos laboratorios e invernaderos con tecnología de punta, asegurarán el liderazgo sostenido del CIMMYT en el desarrollo de variedades de trigo y maíz de alto rendimiento, al estar equipados para tolerar las vicisitudes del cambio climático.
La ampliación de las instalaciones para capacitación permitirá al CIMMYT desarrollar y difundir prácticas de conservación de los recursos, así como impulsar el uso de tecnologías digitales que permitirán a los agricultores pobres y sus familias incrementar su productividad e ingresos.

El apoyo a los agricultores pobres y sus familias para incrementar su producción de manera sostenible y así vender más producto, es la manera más efectiva de reducir el hambre y la pobreza en el largo plazo. Esta tesis ha sido probada en México, India, Paquistán, Brasil, China y muchos otros países a lo largo de los últimos 50 años.

La asociación única entre el CIMMYT, el gobierno mexicano y nuestras fundaciones, asegura que México continuará encabezando el desarrollo agrícola, primero en México y luego en el resto del mundo.

La nueva infraestructura donada por la Fundación Carlos Slim, permitirá al CIMMYT aplicar los conocimientos agrícolas de punta mediante el uso de las innovaciones digitales más recientes, así como acelerar el uso de tecnologías móviles que proveerán a los agricultores de información vital sobre el clima, los precios de mercado y nuevas técnicas para mejorar su productividad. La iniciativa lanzada por el gobierno federal, mediante el programa MasAgro, actualmente apoya a los agricultores en la adopción de prácticas agrícolas sostenibles y redituables con miras a incrementar la producción de alimentos. Conforme se incremente la solidez de estos avances en México, la Fundación Bill y Melinda Gates se asegurará que dichas prácticas, así como los recursos necesarios para incrementar la productividad, alcancen a agricultores en África y el Sudeste asiático.

Así como hace cincuenta años el liderazgo de México en innovación agrícola ayudó a cientos de millones de personas en América Latina y Asia contra la hambruna y la pobreza, más recientemente los esfuerzos por alcanzar las metas de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas, han permitido que a nivel global, el número de personas en pobreza extrema se haya reducido, desde 1990, a la mitad.

El mundo confía en México como líder en investigación y prácticas agrícolas sostenibles con miras a la seguridad alimentaria. Mientras tanto, la comunidad global debe contribuir con su parte alineándose en torno a nuevas metas –que deben incluir un objetivo claro de incremento de la productividad agrícola- y alcanzando resultados medibles que mejoren la vida de la población más pobre a nivel global.

Bill Gates
Fundación Bill & Melinda Gates
Carlos Slim Helú
Fundación Carlos Slim
 

The Gates Notes

De visita a Carlos Slim en México.
11 de febrero, 2013 / Por Bill Gates

México, Carlos Slim y yo

Esta semana estoy emocionado de estar en México participando en una serie de eventos con Carlos Slim, acaso el líder empresarial más conocido de México, a quien he tenido la fortuna de conocer por su perspicacia en los negocios y también por sus enfoques innovadores en filantropía.

Hemos sido invitados por el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (conocido por su acrónimo en español CIMMYT) para participar en la inauguración de las nuevas instalaciones en su sede cercana a la Ciudad de México. Con un staff de 1,100 personas en México y 13 oficinas regionales en el mundo, el CIMMYT está ayudando a disminuir el hambre y elevar el nivel de vida en muchos países pobres con sus programas para mejorar el rendimiento del maíz y el trigo. Nuestra fundación ha invertido en el CIMMYT y Carlos Slim ha sido un gran apoyo.

Carlos es un tipo muy interesante. Su padre emigró de Líbano a México. Siendo muy joven, Carlos emprendió varios negocios, y a sus veintitantos años era ya muy exitoso. Sus intereses en construcción, bienes raíces y minería se ramificaron después en muchos otras áreas, incluyendo la empresa de telecomunicaciones más grande de México. Carlos me recuerda un poco a Warren Buffett por su habilidad para detectar oportunidades de inversión desestimadas por otros. He gozado el tiempo que he pasado con él, escuchando sus ideas sobre tendencias de negocios y el futuro de América Latina.

Entre muchos otros grandes proyectos, la Fundación Slim ha contribuido al  financiamiento de las nuevas instalaciones del CIMMYT, en cuya inauguración estamos participando esta semana. La fundación de Carlos y la nuestra colaboraron antes en el lanzamiento de la iniciativa Salud Mesoamérica 2015 para apoyar proyectos sanitarios en Chiapas y a lo largo de Centroamérica
Esta semana tendremos oportunidad de visitar las nuevas instalaciones del CIMMYT, las cuales incluyen un banco de genes que contiene la diversidad genética de 130 mil variedades de trigo y 28 mil de maíz de todo el mundo. Esta información está siendo cargada en bases de datos que estarán disponibles para agricultores de todas partes. Visitaremos también campos de agricultores apoyados por el proyecto MasAgro, costeado por el gobierno mexicano para fortalecer la seguridad alimentaria mediante investigación y desarrollo, formación de capacidades y transferencia de tecnología.

Una de las razones porque siempre me gusta ir a México es por el increíble progreso del país, cuya constatación ha sido en verdad estimulante para mí las veces que ido a lo largo de los años, primero por Microsoft y últimamente por nuestra fundación. Pese a sus muchos retos pendientes, el país ha sido capaz de disminuir su tasa de pobreza de alrededor de 15% en 1995 a menos de 2% hoy. Un factor importante de esta disminución ha sido el desarrollo agrícola, en especial las innovaciones que han ayudado a mejorar el rendimiento de los cultivos de pequeños agricultores, cuyas vidas han mejorado notablemente en consecuencia.

Otro motivo que hace particularmente estimulante para mí esta visita es que la expansión del CIMMYT representa una tendencia global muy importante y positiva: los nuevos países industrializados como México, China, India y Brasil se están convirtiendo en líderes del esfuerzo por ayudar a países menos desarrollados. México está en magnífica posición para trabajar estrechamente con países pobres debido a su propio progreso y a sus muy avanzadas capacidades técnicas de desarrollo agrícola. El CIMMYT es un prominente ejemplo de ello.

Los países pobres, los donantes y los países en rápido crecimiento trabajan cada vez más unidos en asociaciones que, creo, son modelos de cómo utilizar los recursos. Estos tipos de asociaciones, junto con la rigurosa fijación de objetivos y su medición, pueden producir enormes beneficios para los más pobres del mundo.  

Reflexiones de Mi Viaje a la Ciudad de México
Febrero 20 de 2013 | Por Bill Gates

La semana pasada estuve en la Ciudad de México donde tuve la oportunidad de pasar dos días con algunos de los mejores científicos del mundo, y un buen socio nuestro, Carlos Slim. Las ciencias siempre me impresionan. Normalmente estoy aprendiendo sobre cómo las ciencias de la salud están transformando vidas, pero en esta ocasión lo que me emocionó fue la ciencia e innovación en investigación agrícola.

Durante el primer día en México aprendí sobre el trabajo que el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (conocido como CIMMYT, su acrónimo en español) está haciendo en la agricultura de conservación y precisión. El científico encargado del programa, el Dr. Bram Govaerts, se reúne con agricultores, divulgadores y científicos en centrales innovadoras para probar nuevas prácticas en el manejo de cultivos para mejorar las utilidades y los recursos naturales de tierras agrícolas. Esto me quedo claro cuando en el campo me pidieron que regara el terreno que está siendo investigado y Carlos cronometró la diferencia de absorción entre la tierra de agricultura de conservación y un terreno normal. Registramos 22 segundos contra 5 segundos. Es sorprendente la diferencia que hay en la reducción de agua pérdida y aumento de la productividad.

Uno de los programas nuevos y emocionantes del CIMMYT, Semillas de Descubrimiento, también podría ser uno de los programas más innovadores en investigación genética, puesto que intenta mapear los millones de marcadores en las variedades de maíz y de trigo, para hacer posible que los productores de semillas encuentren mejores semillas mejoradas para todos los agricultores del mundo. Como me explicó el Dr. Tom Lumpkin, Director General del CIMMYT, aún hay mucho trabajo por hacer para convertir esto en una realidad y se necesitarán más socios y especialización en tecnología y comunicaciones para poder garantizar que este trabajo beneficie a los campos y a los campesinos cuyo medio de vida depende de ello. El Dr. Lumpkin piensa que pudieran pasar cinco años antes de terminar la secuencia de todas las variedades y que esto se transmita a los mejoradores de las plantas.

En primer lugar, que seamos socios es lo que me llevó a México. Hace algunos años tuve la fortuna de trabajar con Carlos Slim cuando nos hicimos socios en la Iniciativa Salud Mesoamérica para ayudar a reducir la mortalidad materno-infantil en Centroamérica. En esta ocasión Carlos quería invertir su tiempo y recursos en agricultura, para beneficiar a los campesinos y sus familias en todo México y el mundo. Al escuchar durante la visita al CIMMYT, en el segundo día de mi visita a México, y platicar con científicos y productores de semillas con sede en Texcoco, supe que la sociedad que estábamos estableciendo aquí trascendía el ámbito financiero. La pasión y especialización de Carlos en comunicaciones también podría ayudar a acelerar parte del trabajo que se estaba haciendo aquí, aprovechando el conocimiento recopilado en el Banco de Genes en el CIMMYT y construyendo con mayor velocidad métodos más rápidos para comunicar y traducir esto a los productores de semillas.

Carlos habló también sobre el papel que podría jugar su organización vinculando a las organizaciones campesinas con los institutos y beneficiar a un mayor número de campesinos en todo México. Carlos nos ha pedido que compartamos nuestras innovaciones y lo que hemos aprendido en otras partes del mundo, para ayudar a los campesinos en México. Un ejemplo es el fascinante trabajo que está haciendo Digital Green en India, donde se usan videos para ayudar a los agricultores a compartir las mejores prácticas en el manejo de cultivos ya que los agricultores confían en los conocimientos y semillas de sus colegas agricultores – lo que ocasiona que se reduzcan los costos y se incremente la adopción de tecnologías y prácticas mejoradas.

La Fundación Carlos Slim anunció un financiamiento de 25 millones de dólares al CIMMYT ante un auditorio repleto de medios y delegados internacionales. Carlos, el Dr. Lumpkin, yo y los representantes del estado de México y del gobierno nacional, cortamos el listón y oficialmente inauguramos las nuevas instalaciones de clase mundial creadas con el apoyo de Carlos. Al hacerlo, abrimos la puerta a una nueva generación de científicos para que exploren y amplíen la innovación en la investigación agrícola.

 






Bill Gates, Carlos Slim Helú y Thomas Lumpkin.



<< regresar

 
Sitio Oficial. Todos los derechos reservados © 2013.