El Ing. Carlos Slim participó en la presentación a la UNESCO del Plan Integral de Manejo del Centro Histórico de la Ciudad de México 2011-2016.
16 de agosto de 2011. Ciudad de México

Durante la presentación del Plan Integral de Manejo del Centro Histórico de la Ciudad de México 2011-2016, el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Lic. Marcelo Ebrard, afirmó que tras más de una década, tres gobiernos y un consejo consultivo, se logró con éxito la recuperación y rehabilitación del Centro Histórico.

Durante la ceremonia realizada en el Palacio de Minería, el Lic. Marcelo Ebrard entregó el Plan Integral 2011-2016 a Nuria Sanz, especialista del Programa para América Latina y el Caribe del Centro de Patrimonio Mundial de la UNESCO, quien celebró la recuperación del Centro Histórico de la Ciudad de México y apuntó que hoy por hoy es un punto de encuentro de cerca de 22 millones de habitantes y que es patrimonio mundial.

Añadió que de los 36 espacios considerados Patrimonio de la Humanidad ninguno se compara al Centro Histórico de la Ciudad de México por su complejidad y vivacidad.

La representante de la UNESCO consideró que el Plan Integral de Manejo del Centro Histórico de la Ciudad de México es una forma especial de ciudadanía, sentida, sensible, solidaria, de describir los esfuerzos del patrimonio mundial del siglo.

Por su parte, el Ing. Carlos Slim, presidente del Comité Ejecutivo del Consejo Consultivo para el Rescate del Centro Histórico de la Ciudad de México, dijo que si trabajan sociedad civil, sector empresarial y gobierno se pueden cumplir retos como la recuperación del Centro Histórico que hoy presenta un incremento en la población que habita en este lugar, así como de inversión económica. Hay más gente trabajando y viviendo, hay un repoblamiento y hoy es una alternativa en la apertura de negocios.

El Ing. Slim señaló que actualmente Grupo CARSO realiza trabajos con cerca de 7 mil personas en el Centro Histórico.

En la ceremonia también estuvieron presentes el periodista Jacobo Zabludovsky y el Cardenal Norberto Rivera, miembros del Consejo Consultivo para el Rescate del Centro Histórico, el cual cumplió su décimo aniversario, se constituyó el 14 de agosto de 2001, y al conformarse puso en marcha un conjunto de programas sociales, económicos, de salud, de educación y cultura para quienes habitan y trabajan en el Centro Histórico, para proporcionar más y mejores servicios de salud y contribuir a elevar los niveles educativos, generar nuevas fuentes de trabajo y promover el autoempleo.

Durante el evento se explicó que el Plan Integral de Manejo 2011-2016 es una  visión del futuro del Centro Histórico de la Ciudad de México para los próximos 10, 20 y 50 años, que buscará mejorar en rubros como habitabilidad, movilidad, revitalización urbana y económica y vida ciudad.


Palabras del Ing. Carlos Slim Helú durante la presentación a la UNESCO del Plan Integral de Manejo del Centro Histórico de la Ciudad de México, el 16 de agosto de 2011.

Buenas noches señor licenciado Marcelo Ebrard, jefe de Gobierno del Distrito Federal, distinguidos miembros del presidium, compañeros consejeros del Consejo Consultivo del Centro Histórico, muy apreciados miembros de la Comisión Ejecutiva.

Me da un gran gusto estar en este décimo aniversario de la constitución de este consejo para conmemorar y festejar este aniversario. El planteamiento que se hizo hace 10 años a este consejo consultivo y la invitación por parte de los jefes de estado, el presidente de la República y el jefe de Gobierno del Distrito Federal a formar parte de este Consejo y de este Comité ejecutivo, aparte del gran honor que significó era un reto muy importante.

Era un  gran reto. Se habían hecho ya esfuerzos, se había constituido años antes el fideicomiso, para restaurar el Centro Histórico. Como el trabajo de nuestro querido presidente Honorífico y Vitalicio, don Pepe Iturriaga, que durante los sesentas peleó y logró evitar que continuara la destrucción del Centro Histórico.

Como dice mi querido amigo Guillermo: los grandes destructores son los grandes constructores y cuando en los cincuentas y en los sesentas empezó a haber más tráfico, más actividad económica, mayor progreso, que se tuvo que abrir la Avenida 20 de Noviembre, Pino Suárez y estuvo a punto de abrirse esta calle de Tacuba, don Pepe luchó incansable, infatigable, influyó mucho entre nosotros para este fin.

Por esa época, también en los sesentas, se asumió la restauración de este gran inmueble que es la Escuela de Ingenieros, la Escuela de Minería, la Facultad de Ingenieros que se restauró por parte de la sociedad de ex alumnos de la facultad, probablemente en los mismos años sesentas y se ha conservado este esfuerzo.

Aparte de haber sido juntos los gobiernos los que hicieron esta invitación, trabajaron aparte de los consejos y la comisión, las instituciones importantes de nuestro país como lo es la Universidad Nacional Autónoma de México, fue muy importante su labor con tantas instituciones, edificios que tiene a su cargo y por supuesto, fue un gran honor, un gran gusto, un placer el poder trabajar en ese comité ejecutivo con los representantes no sólo del gobierno federal y del gobierno de la ciudad sino con los representantes de la sociedad civil que  fuimos cuatro y que hoy  estamos todos aquí.

Su Eminencia el Cardenal Norberto Rivera, que fue muy importante, sabemos todos cuántos edificios y edificaciones religiosas de gran importancia hay en el Centro. Nuestros queridos amigos Guillermo Tovar, Jacobo Zabludovsky que continúa después de 10 años. Continuamos presentes en esta que le llamamos Revitalización del Centro Histórico.

Este reto que asumimos, juntos establecimos desde la primera reunión de la Comisión Ejecutiva el plan de trabajo. Un plan en el que se buscaba no la restauración de los inmuebles, no recuperar los edificios sino recuperar en parte la vida del Centro Histórico que siendo el corazón del país y de la ciudad, esto se iba perdiendo, abandonando desde los años cincuenta y se agudizó este abandono con el temblor del 85.

Posterior a este, siguieron yéndose las personas del Centro Histórico, se fueron algunos sectores económicos, empezó a verse falta de actividad económica, falta de empleo y se iban yendo todos aquellos que vivían de estos sectores; una de las instituciones del sector financiero, la única que quedó en el Centro Histórico fue afortunadamente el Banco de México.

Con este plan de revitalización se buscó, en primer término, mejorar el nivel socioeconómico de las personas que se habían quedado muy marginadas viviendo en el Centro Histórico, en esta gran migración que hubo del mismo.
Se trabajó en programas de salud, programas de educación, se buscó reducir la violencia intrafamiliar, capacitación, también se dio capacitación y se iniciaron algunos programas de empleo que eran muy importantes para este proyecto.

Ya había programas de microcréditos por parte del gobierno de la ciudad y programas privados de microcréditos. La otra parte del programa, que fue fundamental, es que en el Centro Histórico hubiera seguridad y servicios públicos de calidad. Fue en este punto de seguridad donde el hoy jefe de Gobierno, aún un poco antes de ser secretario de Seguridad Pública colaboró con muchos planteamientos, ideas, soluciones y como secretario fue muy activo para que el Centro pudiera tener la seguridad que reclamaba para los que aquí vivían, para sus habitantes y sus visitantes.

Ese fue un gran paso. También se mejoraron los servicios públicos, señalaba Jacobo hace unos minutos, que estaba lleno de cableados, cambiaron todos los cables de luz y de teléfono, se hicieron subterráneos, se cambiaron los drenajes que tenían mucho tiempo, de agua. Toda la infraestructura del Centro Histórico tuvo una transformación completa y ahora podemos disfrutar mucho de ello.

También dentro de estos planes, obviamente estaba la restauración, la conservación y  la revitalización. La revitalización como la veíamos y como hemos estado trabajando para que ocurra, es que más gente viniera a vivir, más gente trabajara aquí, más gente se educara en el Centro y más gente pudiera entretenerse en el Centro, esto es volver al perdido barrio universitario, a que hubiera actividades educativas, no sólo con las escuelas primarias y secundarias que seguían atendiendo a los pocos habitantes del Centro, sino también la Universidad impulsó una serie de programas incluyendo la restauración del Palacio de la Autonomía, para tratar de darle vida tanto a la Universidad como a la Fundación UNAM, de la que hoy nos acompaña su presidente Rafael Moreno Valle, que también ha buscado que haya más actividad acá.

Debo destacar de manera muy especial a Carmen Beatriz López Portillo que con la Universidad del Claustro de Sor Juana le ha dado un gran impulso y una gran actividad a la educación y a la actividad educativa y gastronómica en el Centro, abrió una nueva escuela que además ha sido muy exitosa a nivel nacional, que está trabajando muy activa y que es de las partes que han sido importantes en esta revitalización.

La restauración de Garibaldi, la restauración de tantos inmuebles, pero  no sólo eso, sino el que pueda haber más gente trabajando y viviendo y da gusto saber que por primera vez en los últimos años se está repoblando el Centro  Histórico, se está repoblando además por jóvenes, está siendo una alternativa a la Condesa, por ejemplo, que ha tenido también una revitalización desde el temblor y la Roma. Ahora el Centro Histórico ha adquirido esas características se han abierto muchos negocios, nuevas empresas se han venido a instalar en el Centro Histórico y eso ha sido muy importante en esta revitalización.

Pero esas son las personas que trabajan y viven, pero lo que es más impresionante, los miles y millones de habitantes que cada año visitan este Centro Histórico.

Estamos muy contentos festejando este décimo aniversario, creo que este reto, gracias a las acciones que se tomaron y gracias al trabajo conjunto que se hizo entre los gobiernos federal, de la ciudad, a algunas instituciones, los vecinos del centro, los negocios del Centro y la sociedad civil en general toda, ha sido muy importante.

Nosotros tenemos ahora más de siete mil personas del grupo trabajando en el Centro Histórico, algunos inmuebles, los bancos, los grandes bancos que se habían salido, hoy están ocupados por centros de llamadas telefónicas, otros están ocupados por el Instituto de Tecnología y otras actividades que hemos podido traer al Centro Histórico.

Quedan muchas cosas, se sigue trabajando, tanto el gobierno como los inversionistas y los empresarios. Cada vez tendrá más actividades este Centro Histórico, lo cual nos da mucho gusto.

Había un problema, es un problema que todos conocemos, que era el problema del hundimiento de los edificios del Centro Histórico, el problema del hundimiento de la ciudad, el problema de los hundimientos diferenciales de los edificios del Centro que era muy grave y que se debe a la extracción, a la sobre explotación del acuífero.

También es una de las tareas que asumimos en la comisión ejecutiva, consultamos, pensamos que se podría aislar al Centro Histórico, resulta que no, que  forma parte de todo el  acuífero y no se puede abstraer. Sin embargo, desde hacía ya muchos años el ingeniero don Fernando Hiriart cambió y clausuró los pozos del Centro Histórico se fueron a la periferia, lo cual ha permitido que de alguna manera estos inmuebles sigan vivos.

Este gran problema, que es un problema también de seguridad nacional, parece ya estar en el camino, en una primera etapa, se resolvió el mantenimiento del Emisor Central;  la otra etapa es la construcción del Emisor Oriente; la otra es que estas aguas que salen del Valle se van a tratar, lo que queda pendiente es que se terminen esos proyectos y que se traiga agua de regreso para evitar  la sobre explotación del acuífero.

Esperemos que en los próximos 10 años, seguramente menos, se concluya, lo cual nos dará mucho gusto. Esa es una tarea pendiente para toda la Ciudad de México porque puede provocar colapsos físicos, puede provocar contaminación del acuífero, etcétera.

Para terminar: unidos podemos enfrentar cualquier reto, este es un ejemplo. Se me pasó señalar que vinieron a trabajar algunas Secretarías que estaban un poco ya fuera del Centro como la de Hacienda; la de Educación se restauró el edificio y se trabajó; al Ayuntamiento, al Gobierno del Distrito Federal pidió trabajar en el Centro y regresó a la Avenida Juárez la Secretaría de Relaciones Exteriores, que se había ido a Tlatelolco en los sesentas que estaba en Juárez enfrente de lo que era el Caballito, regresó al Centro Histórico.

Esto acabó de consolidarse con la cooperación y se dio la cooperación entre los gobiernos para tomar este tipo de decisiones y darle la importancia que tiene el Centro Histórico.

Termino diciendo que unidos podemos enfrentar cualquier reto, hay que tener el reto claro y hay que diferenciar bien los objetivos y los instrumentos.

Muchas gracias.



regresar

Sitio Oficial. Todos los derechos reservados © 2011.