Entrevista a Carlos Slim
Financiero y Filántropo

2 de diciembre de 2007
Washington, D.C.
MAGNATE DE LAS TELECOMUNICACIONES EN MÉXICO

anterior Página 2/ 5 siguiente

¿Cree usted que Latinoamérica pueda aprender de China?
Carlos Slim: Creo que cada país cuenta con sus propias condiciones. Un país con un billón de personas es diferente que un país con un millón. Un país con tanta gente tiene una economía interior muy amplia y será el principal aspecto a manejar. India y posiblemente Brasil y México. Pero creo que cada país tiene su propia situación y su propio paso (ritmo) de desarrollo, pero lo que sí queda claro es todos  aprenderán o deberían de aprender de China, Corea, pero principalmente aprender que ellos tienen una educación muy avanzada.  Que va desde la alfabetización  (alfabetización tradicional) a la intel- alfabetización (alfabetización computacional). No enseñar el “A,B,C,D”  sino la convergencia, conectividad y educación moderna. Los niveles de educación media y superior y un gran, gran esfuerzo, esfuerzo en la educación, un gran esfuerzo en la educación y ciencias, tecnología, ingeniería, todo esto. Richelieu, en la primera mitad del siglo 17 dijo que era necesario dar soporte a las artes mecánicas ¿No? La educación mecánica. Pienso que ahora es muy importante enseñar todo este tipo de aspectos, sin hacer a un lado el humanismo (las humanidades) y esta educación y crear trabajo y actividad, actividad económica, de inversión y reinversión.

Se le ha citado con las siguientes palabras “La clave del futuro es Internet”
Carlos Slim: No exactamente, me gusta conocer la historia, la historia de mi país. Pero también estoy interesado en el universo, la astrofísica y el origen del universo, el origen del hombre y el desarrollo del hombre. Si observas el desarrollo del hombre, desde hace cinco o seis millones de años a la fecha, las diferentes épocas y cómo inicia, que se llevó sólo 10,000 años para descubrir la agricultura y la civilización.  En esta nueva civilización, lo bueno de esta nueva civilización, es que el bienestar de la gente es lo que trae el éxito a esta sociedad.  En la civilización agrícola el hombre explotaba al hombre y a la tierra.  Es por eso que existieron los esclavos y no eran nobles. Y como cuando uno nace, vives toda tu vida en el mismo lugar y de la misma manera social.  Y el poder no era flexible porque  el poder político, el poder económico, el poder militar y el poder religioso estaban unidos. El emperador provenía de Dios, el faraón provenía de Dios y la monarquía provenía de Dios, todos trabajando al mismo tiempo.  Los mismo pasa en México que en China, Japón o en cualquier otro lugar. El poder no era flexible.  Con la nueva civilización, desde la industria, desde la civilización industrial ha cambiado completamente. Los paradigmas son muy diferentes. Y los paradigmas son la democracia, libertad, pluralidad, derechos humanos, ambiente, globalización, competencia. Lo bueno es que antes se explotaban las materias primas, la tierra y a la gente.  La esclavitud no era un accidente, era parte de un paradigma de la civilización. Pero en la nueva civilización la pobreza no es un negocio como lo era antes.  Es necesario contar con gente con ingresos.  Es necesario contar con gente que esté involucrada con la nueva economía con tiempo para relajarse y buscar áreas de entretenimiento y otras áreas. Bien, pues creo que ahí es donde reside el  futuro de la civilización.
Creo que el gobierno debe tener una visión muy clara de esta nueva civilización porque la mejor inversión es luchar contra la pobreza. La mejor inversión es luchar contra la pobreza. En el pasado, era muy ético y moral y de justicia social pero ahora se trata de una necesidad económica. Un país como Estados Unidos, que dicen ser una economía consumista , sociedad consumista, no es una sociedad consumista. Es una sociedad con bienestar. Eso es lo que se tiene qué hacer en todos los países del mundo. Es posible que una Tercer Guerra Mundial- así se le podría llamar- en contra de la pobreza mundial.  Me queda claro que esa guerra vendrá y se podrá sacar a la gente pobre adelante y para lograrlo se necesita educación. Necesitas educación y educación. Lo que necesitamos en nuestros países es desarrollo, empleo y educación. Queda muy claro. Y no estamos hablando de Internet, es todo esto.  Y mientras más gente exista con ingresos y empleo y con mejores ingresos,  y mejor empleo, podrás contar con mercados más grandes, mercados más grandes. Por eso es tan importante que los gobiernos lo logren, ya que habrá muchos cuellos de botella en un futuro.  La energía es uno de esos aspectos, pero tendremos muchos cuellos de botella, porque la gente pobre del mundo, como en China, India, Latinoamérica, se verán envueltos en estos mercados y más pronto de lo que se espera. Eso significa que deberán contar con una guía, estos cambios. Estas transformaciones deberán ser guiadas.  Esto no es Internet.  Es todo lo que habrá en el futuro.

¿Es importante para un empresario comprender la historia?
Carlos Slim: Muy importante. Y pienso esto por dos razones. Primero, si tienes un negocio es necesario que comprendas tu entorno. Necesitas tener una visión del futuro, y para eso necesitas conocer el pasado. Eso es muy importante. Pero también en el lado personal.  Un empresario no puede dedicarse únicamente a su negocio.  Debes contar con más intereses. La vida te ofrece muchos intereses, muchas cosas que puedes saber, aprender, sentir, vivir.

¿Nos podría contar un poco acerca de su vida diaria, su desarrollo? ¿Era un chico de la ciudad un chico del campo?
Carlos Slim: De la ciudad, toda mi vida la pasé en la ciudad, en la Ciudad de México.

¿Cómo fue su niñez en México?
Carlos Slim: La disfruté muchísimo.  En los primeros años fui a una escuela muy pequeña.  Había un jardín de niños a dos cuadras de mi casa.  Éramos cinco en la clase y el parque estaba justo en frente.  Jugábamos en el parque y yo disfruté mucho mis primeros años.  En realidad toda mi vida, pero especialmente cuando era niño.  Lo disfruté muchísimo, con muchos amigos. Una muy buena familia, mi papá y mi mamá.  Tenía cinco hermanos y hermanas. Y toda mi vida estudié en escuelas pequeñas hasta que terminé la mitad de la secundaria.  En Estados Unidos high school.  En lugar de tener high school como aquí en Estados Unidos, en México después de los seis años de primaria tenemos tres años de secundaria y después dos años de preparatoria y cinco años de universidad.  Después ingresé a la Universidad Nacional.  Es una de las universidades más grandes del mundo.  Más de 300,000 estudiantes.

¿En ese tiempo era usted buen estudiante?
Carlos Slim: Es interesante. Algunos años fui buen estudiante y otros no. En algunas materias era muy bueno y en otras era muy malo pero en la secundaria fui muy bueno. En la primaria y en la universidad era muy bueno en algunas materias.  Fui muy bueno en mi segundo año y en el tercer año.  En cuarto y quinto año tuve la inquietud de cambiarme de carrera pero empecé a dar clases, como profesor en la universidad cuando estaba en el tercer año de la carrera.

¿Cuáles eran sus intereses cuando era niño?
Carlos Slim: Me gustaba jugar. Me gustaban los números.  Mi papá era un empresario y se dedicó a su negocio, el comercio y siempre intentó enseñarnos cómo trabajar desde que éramos muy pequeños. Creo que desde los ocho o diez años. Me gustaban algunos deportes, veía algunos o jugábamos en equipos de béisbol, de fútbol o de básquetbol. Teníamos un parque en frente y jugábamos con nuestros vecinos.  En esos tiempos no había autos y podías jugar béisbol en la calle.  Solíamos jugar en el parque. Fútbol americano y béisbol. Yo era el más chico de todos. Por mucho era el más chico.

¿Díganos alguna dificultad que haya vivido en su niñez?
Carlos Slim: Fue muy difícil cuando mi papá murió. Mi papá murió cuando yo tenía 13 años y fue una época muy difícil. Creo que fueron dos años difíciles. Era un adolescente y también fue la muerte de mi papá. Tiempos en verdad difíciles para mí.

¿Sus papás fueron inmigrantes en México?
Carlos Slim: Mi mamá nació en México y mi papá llegó a México cuando tenía 14 años, en 1902. Hace más de 100 años.

¿De dónde provenía?
Carlos Slim: de Líbano

¿Por qué vino a México?
Carlos Slim: El Imperio otomano era muy exigente con los cristianos y tengo entendido que los enlistaban en el ejército o algo así desde que eran muy pequeños. Esa fue la principal razón de que inmigraran los cristianos libaneses. Esto es, hasta que terminó la Primer Guerra Mundial.  Esto se debió por el imperio que tenía bajo control a Líbano.

¿Ser el hijo de un inmigrante, le afectó de alguna manera?
Carlos Slim: Creo que todo el mundo es un inmigrante.  Si te vas a la era de la glaciación, la gente se trasladó por todos lados.  Había nómadas por todo el mundo.  América, incluyendo a los indios que llegaron a América más o menos hace 25 o 30,000 años.  Todo el mundo es un inmigrante de una forma u otra. Y creo que los inmigrantes son gente muy fuerte. Cuando dejas tu país sin saber el idioma del país a dónde vas a llegar, sin saber nada de la cultura, sin saber a dónde vas y tienes 14 años, lo único es que debes ser muy fuerte y te vuelves más fuerte después de esto. Creo que los inmigrantes en general son muy, muy trabajadores y muy fuertes en su interior. Deben ser muy fuertes. Admiro a los inmigrantes de todo el mundo.

¿Cuándo era niño tenía algún héroe? ¿Hubo gente a la que admirara y que haya sido una influencia para usted?
Carlos Slim: Mi padre fue un hombre muy fuerte. Su personalidad, su amabilidad, cómo fue fuerte y firme cuando necesitaba ser firme. Cómo fue amoroso, fue un gran amante. Y mi madre.  Creo que mi padre fue muy importante para mí, como ya te dije, especialmente porque murió.  Posiblemente hay una que otra maestra que admiré.  Algunos maestros, algún deportista que haya tenido un logro importante. Creo que fue muy importante.  En los deportes, uno tiene mucha gente a la que admira a esa edad, cuando lees los periódicos. Y otras personas que tuvieron sus logros, como los que atravesaron el Canal de Europa. Principalmente deportistas.

¿Cuando era niño ya sabía lo que quería ser de grande?
Carlos Slim: Creo que siempre supe que iba a ser empresario, porque empecé a invertir cuando tenía diez o doce años.  Hice mis primeras inversiones a esa edad.  Abrí mi primera cuenta de cheques y empecé a hacer inversiones desde muy joven. Creo que eso ya lo sabía.

¿Cuándo tenía diez u once años ya había empezado a invertir?
Carlos Slim: Mi papá nos daba cinco pesos cada semana y cuando era tu cumpleaños o algo así te daban dinero.  Tenías qué hacer algo con esto, con tus ahorros y lo podías tener físicamente, pero también lo podrías meter al banco y yo me incliné por las inversiones. Tengo, digamos un excedente de ingresos a comparación de mis gastos. Eso significa que tienes ahorros y necesitas hacer algo con ellos.  Luego empiezas a pensar qué hacer con eso y lo inviertes.

¿Cuando fue a la universidad qué pensaba estudiar?
Carlos Slim: Esa es una buena pregunta, porque no sabía lo que quería estudiar.  Por aquellos días tenías qué decidirte desde que eras muy joven. Yo tenía 14 años. Elegí ingeniería porque me gustaban los números.  Pienso que a algunas personas les gustan las letras y a otras los números.  Para unos las letras les dicen algo. A otros, los números te dicen algo.  Yo soy un hombre de números, desde que era muy joven y es por eso que elegí la carrera de ingeniería.

¿Y en realidad se graduó de ingeniero?
Carlos Slim: Sí, sí me gradué.  Terminé la carrera.  Tengo mi título de ingeniero y fui maestro en la escuela de ingeniería en donde estaba estudiando.  Creo que es muy importante para tu carrera. Los estudios de ingeniería son muy importantes. Fue muy importante para mí porque trabajas con una ciencia exacta y ciencia experimental y eso es muy importante. Sabes que no todo es exacto. Sabes que la ciencia también proviene de la experimentación. En mi carrera siempre fue muy importante.  Formé una empresa de construcción. Me involucré en una empresa de minería. Estoy dentro de las telecomunicaciones.  La ingeniería es una base muy importante para los negocios, eso creo yo.

¿Pero cómo se inició en el camino para convertirse en tan increíble y exitoso hombre de negocios?
Carlos Slim: Bien, primero creo que el éxito no es hacer dinero o tener empresas o ser un destacado profesionista. El éxito es tu vida. El éxito es tu familia, tus amigos. De esta manera creo que sí me puedo considerar exitoso, porque mis hermanas, mis hermanos y en especial por mi familia, mis hijos, mi esposa y mis amigos. Creo que eso es el verdadero éxito.  Profesionalmente, estudié, como ya te dije, ingeniería, pero me gustaba la economía y cuando estaba en los últimos años de la carrera pensé hacer algunos estudios en economía.  Y en realidad, cuando terminé la carrera tomé algunos cursos de economía.  Primero tres meses y después otros tres meses en Chile. Ahí fui a estudiar.  Y creo que cuando tienes la vocación, es difícil encontrar gente con una gran vocación únicamente para una cosa.  Tenía curiosidad de muchas cosas. Tenía interés por muchas cosas.  Cuando estudias ingeniería, yo estudié algo de economía.  Cuando tenía 24 años decidí tomarme un año sabático, para analizar lo que realmente quería hacer. Para pensar, viajar, después de que estudié economía y terminé mi carrera de ingeniería. Y en el 65 me empecé a involucrar en los negocios.  Desde el principio me involucré en muchos negocios.  Compré una embotelladora. Inicié una firma de inversión, una constructora, un negocio de bienes raíces e inicié cinco o seis áreas de trabajo diferentes.  Y creo y entiendo que existe una gran confusión entre el hombre de negocios, el emprendedor, los ejecutivos y los inversionistas. Existen tres personas diferentes.  Pero en los pequeños negocios, regularmente la misma persona hace las tres cosas.  Es el inversionista, el hombre de negocios, el emprendedor y el ejecutivo, el CEO. Me quedaba muy claro que ser un CEO y un hombre de negocios era completamente diferente y que ser un inversionista también es diferente.  Y mientras más proseguía con mi carrera empecé a trabajar con ejecutivos. Mi trabajo como hombre de negocios era trabajar con los ejecutivos, con los CEO para hacer que desarrollaran esas capacidades.

¿Durante ese año sabático, se tomó el tiempo para pensar acerca de lo que deseaba hacer de su vida, no es cierto?
Carlos Slim: De una u otra manera, no para relajarme completamente, pero para hacer un compromiso. Para estar libre para pensar, viajar y leer. Vine a Nueva York, me fui solo a la Biblioteca New York Stock Exchange para buscar libros y archivos. Viajé a Europa. Viajando, estudiando, leyendo y pensando.

¿Pasó algo en ese año que lo motivó a seguir este camino?
Carlos Slim: Lo único que pasó fue que conocía a la mujer que se iba a convertir en mi esposa, pero no hubo cambios en ese año de mi vida.

¿Cuál fue su primera aventura? ¿Una vez que empezó a adquirir compañías, como inició todo?
Carlos Slim: Compré, junto con mi hermano, una embotelladora de bebidas en dos estados, Morelos y Guerrero. Formé una empresa constructora con un compañero de la escuela y cree una compañía de inversiones, todo esto al mismo tiempo, en el 65, y también una inmobiliaria.

Se dice que usted tiene esa habilidad poco usual de fijarse en alguna empresa o negocio que no le está yendo bien, fijarse que está devaluada, adquirirla y hacerla rentable.  ¿Esto se debe a algún tipo de instinto? ¿Es algo que usted aprendió por la experiencia? ¿Es algo que aprendió cuando era estudiante? ¿Cómo puede explicarse esta habilidad?
Carlos Slim: Nos fijamos en el desarrollo potencial de la empresa.  Comprarla a un precio muy bajo y en malas condiciones lo hace más sencillo.  Pero lo importante es el potencial de la compañía.  Qué tal lejos puede llegar. Qué tanto puedes llegar a desarrollar la empresa.  Pienso que más que el instinto  es el conocimiento. Te fijas en los números. Como te dije, los números hablan por sí solos. Te fijas en los números, te fijas en lo que están haciendo. Tenemos la filosofía de trabajo que hace que estas cosas no sean tan difíciles, porque cuando trabajas con austeridad, sobriedad e inviertes en equipo y re inviertes. Existen, pienso yo, reglas básicas. No es magia. Sólo reglas básicas para darte cuenta cuáles son las condiciones de la empresa y que puedas cambiarlas. Pero lo que también me queda muy claro es que lo puedes lograr muy rápido.  Lo puedes hacer muy rápido, y entre más rápido lo hagas mejor es para el negocio, para la empresa, para la gente involucrada para lograrlo, ¿no?  Bueno, necesitas trabajar en toda el área, no sólo en las finanzas, no sólo fijarse en un área.  Te tienes qué fijar en los trabajadores, en el trato que les das a las personas.  Te tienes qué fijar en que las personas se deben sentir bien en el trabajo que realizan, que estén motivados para estar ahí, que tengan el espíritu para estar en la empresa.  Y también te fijas en las ventas. Te fijas en la producción. Te fijas en las finanzas.  Te tienes qué fijar en toda la empresa y mejorar las áreas en donde las cosas no están funcionando adecuadamente. Te pongo un ejemplo, en algunas compañías tienes muchos niveles de dirección. Todos estos niveles no están funcionando adecuadamente para el manejo de la compañía. Tienen demasiadas oficinas o lugares de trabajo. Corporaciones, la corporación no funciona para la operación. Trabajamos sin un corporativo. Nos enfocamos en la operación. Quitamos tantos niveles como sean necesarios de tal forma que el nivel más alto de la dirección se encuentre lo más cerca posible de la operación. Con la práctica y la experiencia hacemos un equipo que es muy eficiente y todo esto lo hacemos de la manera más rápida posible.
Pienso que eso no es instinto, es experiencia que puedes adquirir, porque todo esto no sólo está hecho por mí. Es todo el equipo, y la organización es muy grande.  Tenemos cerca de 200,000 personas trabajando en el grupo, y tenemos a muchos jóvenes haciendo este tipo de trabajo. Y para hacer esto se necesitan varias reglas básicas de dirección ¿no?  Tú lees muchos libros, cómo hacerlo, qué hicieron mal, qué hicieron bien, los conglomerados de los 60, la forma como los manejaron. Biografías de gente y de lo que hicieron, y puedes tomar lo mejor de ellos.  No todo, no. Y la experiencia, puedes, creo yo, obtener experiencia de los fracasos de otros y de los tuyos, ¿no? Y lo que hacemos cuando estamos manejando un negocio es que todos tenemos que tomar decisiones, pero intentamos hacer los mínimos errores.  Estamos muy, muy abiertos a los pequeños errores.  Un gran error es muy peligroso.  Un gran error puede ser muy malo, pero los pequeños errores hacen que la gente se capacite y aprenda a tomar decisiones y seguir adelante.

anterior Página 2/ 5 siguiente

Sitio Oficial. Todos los derechos reservados © 2007.